logo-yanira.jpg

Ese día llovía hierro y los armónicos se esparcían por el suelo. El agua es lo único que podía atravesar una jaula. En ese momento, el azar decidió que la puerta se abriera a tiempo, dejando escapar una manta tejida de ilusiones, miedos, notas y sueños…